Febrícula persistente: un signo de alarma
Febrícula persistente: un signo de alarma

Se considera febrícula a un elevación de la temperatura corporal por encima de los 37 grados, sin rebasar los 38 grados. Para que se dé esta situación debe existir un incremento de sustancias pirógenas internas ya sea por estímulo externo como internos, estos pueden ser infecciones, factores como el estrés o cansancio crónico u otros

LEER MAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Idioma »
error: Alert: El contenido esta protegido!!