Encontré una mujer
Encontré una mujer

Encontré una mujer brillante, que no es rosa hermosa y candorosa, pero ingenua. Encontré a una mujer que se atreve a ser ella misma, sin dobleces. Una mujer fuerte, segura de ella misma, dispuesta a desarrollar todas sus aptitudes y cualidades; acepta y quiere corregir sus defectos. Una mujer inteligente, trabajadora, dulce. Una mujer que

LEER MAS
Cuando la tormenta pase
Cuando la tormenta pase

Cuando la tormenta pase Y se amansen los caminos y seamos sobrevivientes de un naufragio colectivo. Con el corazón lloroso y el destino bendecido nos sentiremos dichosos tan sólo por estar vivos. Y le daremos un abrazo al primer desconocido y alabaremos la suerte de conservar un amigo. Y entonces recordaremos todo aquello que perdimos

LEER MAS
Mi inmortal
Mi inmortal

Estoy tan cansado de estar aquí, reprimido por todos mis miedos infantiles, y si tú te tienes que marchar, me gustaría que simplemente te fueras, tu presencia todavía se resiste a irse de aquí, y no me dejará solo, estas heridas no parece que se curen, este dolor es demasiado real, hay demasiadas cosas que

LEER MAS
Miren que belleza de Poema, escrito hace dos siglos…
Miren que belleza de Poema, escrito hace dos siglos…

Cuando la tormenta pase y se amansen los caminos y seamos sobrevivientes de un naufragio colectivo. Con el corazón lloroso y el destino bendecido nos sentiremos dichosos tan sólo por estar vivos. Y le daremos un abrazo al primer desconocido y alabaremos la suerte de conservar un amigo. Y entonces recordaremos todo aquello que perdimos

LEER MAS
Hay que dejar ir a quien nunca hizo nada para quedarse
Hay que dejar ir a quien nunca hizo nada para quedarse

Hay que dejar ir a quien nunca hizo nada para quedarse, a esas personas de sentimientos temporales que nos hicieron invertir tiempo e ilusiones. Dejar ir requiere valentía, pero lejos de aceptarlo como un final, debemos verlo como el principio de algo nuevo. ¿Quién no se ha visto obligado en alguna ocasión a tener que cerrar

LEER MAS
Cuando yo muera
Cuando yo muera

Cuando yo muera, no lleves flores a mi tumba; al fin ya no me servirán; mejor repártelas entre los tuyos, como si fuera tu corazón dividido en pétalos. Cuando yo muera, no llores, ¿para qué? si en mi existencia me ofendiste, me humillaste, me criticaste, me ignoraste, sin reconocer mi verdadero valor. Cuando yo muera,

LEER MAS
Idioma »
error: Alert: El contenido esta protegido!!