Plantas con actividad antiviral
image_pdfimage_print

Resumen

Introducción: los antivirales son los únicos fármacos usado en el tratamiento de patologías infecciosas de origen vírico, aunque presentan riesgos o efectos nocivos para la salud como flebitis, hematuria, hipocalcemia, creatininemia, y en el peor caso mutagénesis y teratogenia. Objetivo: realizar un resumen descriptivo sobre las propiedades antivirales investigadas globalmente en plantas de uso terapéutico alternativo en patologías de origen vírico como hepatitis, VIH, virus papiloma humano, entre otros. Discusión: las plantas aún son la fuente para encontrar soluciones a problemas de salud pública actuales, como la resistencia antimicrobiana a antibacterianos y antimicóticos, así como a patologías recalcitrantes en Latinoamérica como la malaria y la tuberculosis. No obstante, la investigación en esta materia es incipiente, faltando mayores estudios sobre sus propiedades farmacológicas, identificando sus principios activos y caracterizándolos, tanto en su espectro terapéutico como en sus riesgos toxicológicos.

Los antivirales son los únicos fármacos tradicionalmente utilizados en el tratamiento de patologías infecciosas de origen vírico. No obstante, al igual que otros fármacos, también tienen asociados riesgos o efectos nocivos para la salud tales como flebitis, hematuria, hipocalcemia, creatininemia y en el peor caso mutagénesis y teratogenia. Adicionalmente, desarrollan resistencia debido al cambio y disminución en la afinidad de las enzimas virales, especialmente las polimerasas y retrotranscriptasas.

En este sentido, el presente artículo realiza un resumen descriptivo cualitativo sobre las propiedades antivirales investigadas globalmente en plantas de uso terapéutico alternativo. En primera instancia, estos estudios prestan atención a los antecedentes sobre etnomedicina y el acervo de plantas medicinales, enfatizando el potencial que subyace en la cultura latinoamericana.

Las infecciones respiratorias agudas presentan una morbimortalidad de aproximadamente 4 millones de niños anualmente. A estas infecciones se les considera como una de las primeras causas de mortalidad de primera infancia, adicionalmente a la diarrea y a la malnutrición[1]. A ellas, se suma la sorpresa causada en el mundo científico respecto de la situación epidemiológica causada por la nueva influenza A (H1N1), un nuevo virus identificado por primera vez en abril de 2009[2].

En otra línea de referencia también podemos citar las hepatitis virales, patologías infectocontagiosas que causan inflamación del hígado y que constituyen un problema de salud pública mundial. Dos de los agentes que causan hepatitis viral por transmisión vía fecal-oral, son el virus de la hepatitis A (VHA) y el virus de la hepatitis E (VHE). El virus se detecta principalmente en personas de 15 a 40 años de edad y en niños. La infección por virus de la hepatitis E es poco frecuente y a menudo no presenta síntomas, su severidad es moderada y se considera mayor que la de las infecciones por virus de la hepatitis A. La mortalidad de la hepatitis E es variable, desde 0,4 hasta 4%, y considerablemente alta en comparación con el 0,2% de la hepatitis A[3].

Otra temática que también tocaremos en cuanto a potencialidad terapéutica de las plantas medicinales se refiere al virus papiloma humano (HPV), agente etiológico del cáncer cervicouterino. Estimaciones indican que el cáncer cervicouterino es responsable de aproximadamente 500.000 muertes anuales en el mundo. En países en desarrollo, su incidencia es de 40/100.000 mujeres. En tanto, en Chile se calcula una incidencia de 30/100.000 mujeres, con un diagnóstico anual de 1.500 casos y una mortalidad de 9,6/100.000 mujeres[4].

Es importante destacar las infecciones oportunistas que se presentan en pacientes con infección por virus de inmunodeficiencia humana tipo 1 (HIV-1). Entre ellas, destacan aquellas patologías micóticas que derivan en el uso de antifúngicos y que conllevan un alto grado de toxicidad como efectos no deseados[5]. En primer lugar, existen estudios de caracterización de la actividad antiherpética (virus herpes simple 1, HSV-1; virus herpes simple 2, HSV-2; virus varicela zóster, VZV), de extractos orgánicos y acuosos de las plantas cesta (Callisia fragans) y jojoba (Simmondsia chinensis)[6]. Los extractos orgánicos de hoja de aire (Bryophyllum pinnata)[7], también han sido estudiados por sus propiedades anti virus papiloma humano tipo 18 (HPV-18) y por su actividad antineoplásica.

Los extractos de té de castilla (Lippia alba), orégano (Oreganum vulgare) y artemisa (Artemisia vulgaris) han sido estudiados por las propiedades de sus aceites esenciales sobre la actividad infectiva del virus de la fiebre amarilla, un importante patógeno en Sudamérica y África subsahariana[8]. Del mismo modo, otro miembro de la familia de las asteráceas, la Artemisia arborescens, tiene actividad contra virus herpes simple 1[9]. Esta actividad se ha estudiado junto a su potencial administración en nanopartículas, lo que obviamente podría significar una ventaja en términos de disminuir la dependencia de administración tradicional.

Los estudios sobre extractos de zarzamora también han mostrado actividad antiviral contra virus herpes simple 1, e incluso efecto virucida[10] en líneas celulares ya infectadas. También existen estudios[11] realizados en guaicurú (Limonium brasiliense) y hierba de la perlilla (Margyricarpus pinnatus) que muestran un nivel de actividad de más del 95% al compararlos con antivirales usados tradicionalmente contra infecciones por virus herpes simple 1, tales como aciclovir con 99% de actividad.

En el caso de goma arábiga (Acacia nilotica) se ha descrito de modo preliminar su actividad antiviral contra virus de hepatitis C (HCV) con menos de un 50% de toxicidad frente al tratamiento tradicional[12]. También se ha detectado actividad antiviral contra virus de hepatitis B (HBV) en extractos de cúrcuma (Curcumin longa)[13].

Existen antecedentes sobre las antiquísimas propiedades medicinales de diferentes representantes del género Eucalyptus[14], los que han señalado su capacidad de suprimir la actividad del virus Coxsackie, conocidos por no ser tratados por antivirales y con una amplia gama de patologías sistémicas asociadas. Esta situación se repite en representantes del género Hypericum, tales como Hypericum triquetrifolium[15].

Las investigaciones sobre conocidas plantas medicinales chinas, como el huang-qin (Scutellaria baicalensis)[16], han demostrado capacidad antivírica contra dengue virus tipo 2 (DENV2), además de tener actividad antiherpética. Esta actividad ha sido corroborada también con plantas medicinales de uso en Malasia como las flores de hoja (Phyllanthus sp)[17] .

El estudio de la actividad antiviral también se extrapola a plantas, o sus partes, inicialmente de uso comestible. Algunos ejemplos son el olivo (Olea europea), ortiga mayor (Urtica dioica) y flor de Nilo (Nelumbo nucifera), entre otras, en el tratamiento de afecciones gastrointestinales ocasionadas por rotavirus[18].

Como resalta a simple vista, las plantas continúan siendo nuestra oportunidad para encontrar solución a problemas de salud pública actuales, como la resistencia antimicrobiana a antibacterianos y antimicóticos. En esa línea, también darían respuesta a patologías recalcitrantes en nuestro continente, tales como la malaria y la tuberculosis.

Ejemplos claros del potencial terapéutico de Iberoamérica son las referencias sobre propiedades antivirales de las mencionadas Callisia fragans (México), Simmondsia chinensis (frontera México-USA); Lippia alba (Latinoamérica); Limonium brasiliense (Sudamérica); Margyricarpus pinnatus (Sudamérica); Curcumin longa (Isla de Pascua/Polinesia) y Urtica dioica (Norteamérica).

No obstante, su uso se ve afectado por los comprobados casos de toxicidad de plantas medicinales. Para muchas personas dichas plantas son la única opción debido al alto costo de algunos medicamentos, por lo que al no existir un patrón estandarizado de uso se potencia un alto riesgo de intoxicación. Algunos antecedentes indican que la presencia de compuestos de tipo sesquiterpenos[19], antocianósidos[20], tetraortriterpenoides[21] y flavonoides, son responsables de sus efectos nocivos. Sin embargo, en este último caso se consideran plantas que son investigadas justamente por sus propiedades antivirales in vitro[22].

No obstante, existen referencias sobre plantas que pueden escalar a su uso farmacológico formal, dados los buenos resultados sobre citotoxicidad. Tal es el caso del llantén mayor (Plantago major) utilizado entre otros como antimicrobiano[23].

Claramente la situación es aún incipiente, considerando el avance técnico y científico en farmacología y la búsqueda de nuevos agentes terapéuticos. Si bien en Chile se cuenta desde el Ministerio de Salud con un registro autorizado de 103 plantas de uso medicinal, aún faltan mayores estudios sobre sus propiedades farmacológicas identificando sus principios activos y caracterizándolos, tanto en su espectro terapéutico como en sus riesgos toxicológicos. Es un desafío ahondar en ello, sumando actores públicos y privados en estos avances.

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Porque salud necesitamos todos… Marcos Vélez

Comparte este contenido en tus redes.

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp Chat
¡Hola! Use esta casilla para enviarme un mensaje a través de WhatsApp ...
Idioma »
error: Alert: El contenido esta protegido!!