Masaje Tántrico
image_pdfimage_print

Hace siglos, allí por la era de los dinosaurios cuando estudiaba en la facultad, vi un anuncio en una escuela de masajes que ofrecían seminarios sobre masajes eróticos.Algun@s de mis amigos me miraron con cara curiosa cuando les comenté si les interesaba apuntarse. Supongo que pensaría que la finalidad de apuntarme a esos seminarios es que quería dedicarme a dar masajes con “final feliz“… o que guardaba algún látigo en el bolso. A saber…

Y en parte, es lo que hago, porque soy realmente feliz cuando termino una sesión, aunque no sea de masajes tántricos ni de índoles sexuales, y veo que mis pacientes se van la mar de contentos después de realizarles un masaje o tratamiento, aunque claro está que el final feliz que debieron pensar ell@s dista mucho de la realidad, ya que no son de esos en el que cuando se termina “se tira confeti y serpentinas”… (ya me entendéis).

Pero, como siempre he ido a mi bola, y me “rempamplimpla” lo que puedan decir los demás de mí, me apunté.
No me perdí ni un seminario. Tomé apuntes como la que más, y aprendí mucho gracias a esos seminarios.

Como profesional de la salud, siempre me han interesado todos los temas referentes al cuerpo humano, todos, sin excepciones.

Porque existen masajes descontracturantes, deportivos, drenantes, relajantes… y, aunque much@s aún en pleno siglo XXI se sorprendan o lo etiqueten como algo “pornográfico”, existen también masajes eróticos, los cuales, igual que cualquier otro tipo de masaje, aportan beneficios para nuestra salud.

Hoy pretendo lanzar una lanza a favor de ese tipo de masajes, porque el tabú sea sólo un juego de mesa y que lo relacionado con lo erótico, y porque no, sexual, sea algo de lo que podamos hablar con normalidad.
Así que, voy a hablaros de uno de esos tipos de masajes, en concreto del masaje tántrico.

Para entender lo que son ese tipo de masajes, antes que nada deberíamos saber lo que es el tantra.

Para la doctrina del tantra, el sexo es una energía la cual es considerada como una herramienta más para poder alcanzar la perfección plena del ser humano, y consideran que gran parte de la energía de nuestro cuerpo no es utilizada.

Por lo que, usando el masaje tántrico como instrumento que desembocan al placer, los seres humanos podemos evolucionar y con ello conocer mejor a nuestra pareja, poder disfrutar del sexo de un modo pleno, y a la vez y muy importante, conocernos a nosotr@s mism@s.

Aunque pueda resultar un poco “raro” la base del masaje tántrico, aunque resulte excitante ya que implican los órganos sexuales, no es el sexo en sí, o dicho de otro modo, las relaciones sexuales con penetración, sino potenciar las sensaciones a través de nuestro cuerpo.

Además existen profesionales que se dedican a ello, y no tiene nada que ver con esos “otro tipos de profesionales”.

Como os he comentado en el inicio, el masaje tántrico tiene múltiples beneficios para nuestra salud.

Parte de este tipo de masaje, pretende desvincular los pensamientos negativos de nuestra capacidad de sentir. Es decir, poder dedicarnos plenamente a las sensaciones y liberarnos de esos pensamientos negativos y preocupaciones, y a la vez lograr eliminar el estrés y desprendernos de esa mochila de negatividad, para alcanzar una sensación de paz. Y como no, disfrutar con nuestra pareja de un rato placentero, de total relajación y bienestar.

Este tipo de masaje ayuda a regularizar el ritmo cardiovascular y a reducir la presión arterial.

Además estimula la oxigenación de nuestra sangre y del tejido linfático ayudando así a eliminar los productos de desecho.

Gracias a que nuestro cuerpo libera endorfinas de modo natural durante este tipo de masaje, nos proporciona sensación de bienestar y alivia los síntomas de dolor.

Dentro del masaje tántrico podemos diferenciar dos tipos básicos, que a la vez podrán combinarse si se utilizan en pareja, masaje lingam (hombre) y masaje yoni (mujer).

Antes os he comentado que existen auténticos profesionales que se dedican a ello, pero yo personalmente, soy de las partidarias de practicarlo en casa, es decir, con tu pareja. Con ello no pretendo infravalorar a estos profesionales, sino que considero que con tu pareja puedes relajarte mucho más, dejarte llevar y disfrutar, pudiendo así beneficiarte de todos esos beneficios que nos brinda este tipo de masaje.

¿Por qué os he comentado esto? Pues porqué ya que os he comentado los tipos de masajes, me gustaría daros unas pequeñas pautas para que lo podáis practicar en casa. Y oye, si no tienes pareja en la actualidad, el saber no ocupa lugar, y seguro que en un futuro esta información puede serte de utilidad.

MASAJE LINGAM (PARA HOMBRES)
El término lingam hace referencia al pene masculino.”Los hombres, por norma general suelen tener más dificultades a la hora de relajarse durante un masaje tántrico, por lo que para iniciar el masaje, lo mejor es empezar por la zona posterior, es decir espalda y zona de detrás de las piernas.Para ello el hombre debe tumbarse boca abajo, con las piernas separadas y un cojín debajo de las caderas, para levantar así la zona lingam, y otro en la cabeza.

Una vez en esa posición, masajear todo el cuerpo por la zona posterior con la ayuda de aceites, como puede ser el de almendras dulces, evitando entrar en contacto con la zona del lingam, con ello se conseguirá que el hombre relaje su cuerpo y mente y que éste se prepare para el eminente contacto con el lingam.

Podéis ir indicando que se vaya cambiando de posición mientras se sigue con el masaje evitando la zona lingam, que siga de espaldas, que se ponga boca arriba, eso sí, manteniendo siempre los dos cojines en la zona pélvica y en la cabeza.

Cuando haya pasado un tiempo, se pasará ya a masajear la zona lingam. Para ello se debe verter un poco de aceite en las manos y empezar a masajear la zona testicular, seguido de unos masajes en la zona del hueso púbico (situado justo por encima del pene).

Se sigue de nuevo con un ligero masaje en el perineo, que es la zona entre los testículos y el ano y a continuación ya se accede a la zona lingam.

Con una mano, se procederá a pellizcar la pase levemente y con suavidad, y se irá ascendiendo por el tronco. Finalizado este paso con una de las manos, se repetirá con la otra, realizando varias repeticiones, que se enlazaran con movimientos similares, pero esta vez de un modo descendente.

En todo momento es importante que se vaya preguntado a la pareja si las presiones son las correctas y como plus, es bueno que pueda ir viendo cómo realizas el masaje, eso complementará su excitación.

La cabeza del lingam, como tod@s sabéis es muy sensible, por lo que se le habrá de dedicar una atención un tanto especial. Para masajearla se deberá realizar movimiento circulares suaves.

Es importante que deis rienda a vuestra imaginación, y combinéis el masaje en la zona del lingam, con caricias, besos o masajes suaves en otras zonas, como las ingles, el cuello, etc.. Vosotr@s más que nadie conocéis a vuestr@s hombres, así que cada un@ sabréis cuales son las zonas que “los vuelven locos”.

Si vais notando que vuestra pareja se acerca al orgasmo, es importante que vayáis retrocediendo, con las caricias y masajes que os acabo de comentar, y dejando un poco la zona del lingam en “descanso”, eso ayudará que controlen más la eyaculación y, por consiguiente, lograrán orgasmos más placenteros.

Mientras combinas los masajes en la zona del lingam y las que hayáis escogido alternan según sus gustos, puedes acceder a la zona entre los testículos y el ano masajeándola con suavidad y aumentando la presión progresivamente. Al principio puede que se sienta un pelín incómodo, pero la presión en ella le ayudará a adquirir un control sobre sus orgasmos para en un futuro, haciendo que los disfrute más.

Cuando la eyaculación sea inminente, ejercer un poco de presión en la zona que os acabo de citar, ya que les ayudará a que su orgasmo sea más intenso.

MASAJE YOMI (PARA MUJERES)

El término yomi hace referencia a la zona genital de la mujer.“.Igual que en el masaje anterior, es mejor empezar el masaje por la zona posterior e ir avanzando por todo el cuerpo, usando la misma posición inicial que con el masaje lignam. (Cojines en zona pélvica y cabeza). La finalidad es la misma, conseguir que tu pareja se relaje antes de entrar en contacto con la zona yomi.A continuación, verte un poco de aceite en las manos y accede en el montículo del yoni, pasando las manos con aceite por la zona de los labios mayores para que se impregnen con ello.Masajear cada labio externo de un modo lento con el pulgar y el índice, realizando deslizamientos ascendentes y descendentes por toda su longitud. Al ser una zona sensible, es bueno ir preguntando a vuestra pareja si las presiones son las adecuadas, como también, que se intente que tu pareja pueda ver todo lo que estás haciendo, ya que, como con el otro masaje, eso hará que aumente su escitación y disfrute más.A continuación realiza los mismos pasos con los labios internos del yomi.El masaje seguirá con el contacto con el clítoris, que como ya sabréis es más sensible que el lignam, en concreto 4 veces más, por lo que es importante tomárselo con calma y realizar los pasos con mucha delicadeza.

Se iniciará el masajeo en la zona con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj, alternando con el sentido contrario. Luego, se irá presionando suavemente con el pulgar y el dedo índice el clítoris.

Como con el masaje anterior, si ves que se acerca al orgasmo, retrocede un poco, y combina el masaje en la zona con caricias, besos, etc en otras zonas, y anima a que respire de un modo profundo.

El masaje seguirá en la zona interna del yoni. Os he dicho que el masaje en sí no es sexual, es decir con penetración, pero espero que me hayáis entendido antes, a lo que me refería era a la no penetración lingam-yoni.

Para ello, se debe insertar el dedo medio en el interior del yoni y realizar movimientos circulares a modo de masaje en el interior, de un modo suave.

Con el dedo medio dentro del yoni, y la palma hacia arriba, dobla despacio el dedo hacia la palma, lo cual hará que notes en el dedo el contacto con un área esponjosa, que está situada por debajo del huevo púbico de la mujer. Esa zona esponjosa, es el que se conoce como punto G.

Céntrate un poco en esa zona y masajéala de un modo suave y realizando círculos, haciendo un poco de presión seguido de una disminución de ella, de lado a lado, adelante y atrás….

Cuando estás masajeando el punto G, no te olvides del clítoris y de otras zonas de su cuerpo, que podrás ir masajeando con la otra mano.

Tómate el tiempo que sea necesario para ayudar a que tu pareja, aunque no sea el objetivo del masaje, llegue al orgasmo.

¿Ahora entendéis que crea más conveniente que sea un masaje realizado entre parejas? Es un masaje muy íntimo, y creo que sólo con una pareja, sinceramente, se puede llegar a experimentar todas esas sensaciones que nos ofrece este tipo de masaje.

Es importante que cada pareja adapte este tipo de masaje según sus gustos, sensaciones… Los hay que les gusta poner una música de fondo relajante, poner velas aromáticas y poca luz, introducir en el masaje objetos como plumas, pétalos de rosas, etc. Vamos, lo ideal es que cada pareja deje volar su imaginación y pueda dejarse llevar.

Espero que el post os sea de interés y utilidad, y aunque quizás no lo pongáis en práctica, que eso va a gustos, al menos haya servido para descubrir que los masajes eróticos también pueden aportarnos beneficios para la salud, a parte de los placeres de índole sexual. Y para demostrar que hablar de ciertos temas no tiene que ser algo tabú, y poder tratarlos con total naturalidad.

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

fuente

Marcos Vélez

Comparte este contenido en tus redes.

WhatsApp Chat
¡Hola! Use esta casilla para enviarme un mensaje a través de WhatsApp ...
Idioma »