La medicina alopática miente: Siete verdades que nos ocultan
image_pdfimage_print
Cada vez más, parece que la única verdadera enfermedad es la de creer en la medicina farmacéutica.

Es como una especie de locura. Pensar que un producto químico sintético puede resolver todos tus problemas y poner tu vida en perfecto orden como aquellos actores que se muestra en los anuncios de televisión de las farmacéuticas. Cuando se trata de la salud, nuestro mundo moderno ha perdido su mente, y la así llamada ciencia respaldándolo ha perdido todo tacto con la realidad científica.

La medicina moderna es un engaño.

La ciencia ha sido abandonada para su comercialización.

La seguridad se ha tirado por la ventana y ha sido reemplazada con potenciales ganancias – ganancias que van a parar a las arcas de la élite.

Aquí están los siete hechos que debes recordar sobre todo lo que estamos viendo hoy en día en la medicina moderna:

  1. El 90 por ciento de todas las enfermedades (cáncer, diabetes, depresión, enfermedades del corazón, etc.) son fácilmente prevenibles a través de la dieta, la alimentación, la luz solar y el ejercicio. Ninguna de estas soluciones son promovidas nunca, porque no generan ningún dinero.
  2. Casi todo el consumo de productos farmacéuticos de hoy, es un resultado directo de la comercialización al público y sobornan clandestinamente a los médicos para que cumplimenten más prescripciones. Existe muy poco consumo de medicamentos basado en el mérito científico.
  3. No hay productos farmacéuticos que en realidad curen o resuelvan las causas subyacentes de la enfermedad. Incluso los “exitosos” medicamentos sólo controlan los síntomas, generalmente a expensas de interferir con otras funciones fisiológicas que provocan efectos secundarios en el proceso. No existe un medicamento sin efectos secundarios.
  4. No existe ningún incentivo financiero para nadie en el sistema médico actual (compañías farmacéuticas, hospitales, médicos, etc.) para hacer que realmente las personas estén bien. Los beneficios se encuentran en la enfermedad crónica y permanente, no el bienestar o la prevención.
  5. Prácticamente todos los programas de “prevención” que vemos hoy en día (como las mamografías gratuitas u otros programas de detección) son poco más que planes hábilmente disfrazados de reclutamiento de pacientes. Utilizan detecciones gratuitas para asustar a la gente y para que acepten tratamientos costosos y a menudo innecesarios que enriquecen a las compañías farmacéuticas. Las mamografías de cáncer de mama son una completa estafa: las máquinas que las realizan, realmente causan cáncer!
  6. Los médicos no saben casi nada sobre nutrición y todavía no les enseñan nutrición en las Universidades de medicina. Esperar que un médico te enseñe sobre cómo prevenir la enfermedad, es algo parecido a confiar en que un mecánico de automóviles te muestre cómo realizar una cirugía cerebral. Aunque hay algunas excepciones (médicos que ellos mismos han aprendido nutrición), la mayoría de los médicos siguen siendo analfabetos nutricionalmente ya que no tienen ninguna familiaridad con los medicamentos naturales basados en elementos vegetales, encontrados en las frutas y verduras y en los minerales procedentes del mar y la tierra.
  7. Nadie tiene ningún interés en tu salud excepto tu mismo. Ninguna corporación, ningún médico y ningún gobierno tienen algún deseo de que estés realmente bien. De hecho ellos te mantienen enfermo para que les seas más fácil de controlar y explotar económicamente. Los individuos sanos y conscientes son percibidos como una amenaza a las instituciones tiránicas de los poderes facticos, y han descubierto que la mejor manera de mantener a un país controlado y sometido es medicarlo a través del entorno social y de los productos de consumo, y mantener al pueblo en un estado constante de niebla cerebral con fluoruros y diversos químicos.

Los únicos individuos que son sanos, conscientes, de pensamiento crítico, son los que están 100% libres de productos farmacéuticos y de alimentos procesados (y no ven nada de televisión).

Recuerda estas siete verdades y sabrás más sobre salud y enfermedades que la mayoría de la gente.

Y por tu parte, ¡mantente sano!

Ve con seguridad y sal de todos los medicamentos recetados, come una dieta de alimentos naturales y saludables (y evita los alimentos procesados y los modificados genéticamente), has ejercicio regularmente, evita los productos químicos tóxicos en tu casa (tirar esos detergentes tóxicos) y tira los productos tóxicos de cuidado personal (cremas de piel, cosméticos, champú, etc.). Mantente alerta, sano y natural.

Si te encuentras bien, ¡serás la excepción! Y por favor, nunca seas tan ingenuo como para pensar que tu gobierno te va a “cuidar” con un nuevo plan de reforma sanitaria. Incluso si cambias a un seguro médico privado, todo el sistema todavía se basa en tratamientos tóxicos que no curan ¡nada!

Marcos Vélez

WhatsApp Chat
¡Hola! Use esta casilla para enviarme un mensaje a través de WhatsApp ...
Idioma »